¿Cómo superar el miedo al parto ?

El miedo es una emoción normal durante el embarazo, que suele intensificarse en las últimas semanas de gestación, es importante que ante cualquier malestar o síntoma que pueda hacerte pensar que se ha iniciado el parto, acudas a la clínica sin miedo al parto o a «hacer el ridículo».

PARTO

Un equipo de profesionales sanitarios, te acompañaran y atenderán, con el soporte tecnológico necesario para cada tipo de parto y las necesidades de cada mujer. Suelen estar el ginecólogo y/o la matrona que asisten al parto, las enfermeras que les ayudan, el anestesista encargado de vigilar el nivel de anestesia durante la intervención y, si las circunstancias no lo impiden, el padre (o la madre o persona de confianza si eres madre soltera).

La preparación es muy importante para controlar el miedo al parto. Si tienes la oportunidad  de acudir a los cursos que proporcionan la información óptima, te ayudaran a evitar situaciones de incertidumbre que generan inseguridad. Ayudan a controlar el miedo, la tensión o el dolor.

El dolor es una percepción subjetiva. Cada mujer tiene un umbral del dolor diferente. Hay mujeres que dan a luz casi sin darse cuenta y otras que lo pasan mal desde la primera contracción.

Las técnicas que se presentan en la preparación al parto alivian bastante, pero es importante que las hayas preparado durante los meses previos. Por supuesto  puedes pedir la anestesia (epidural), que elimina por completo el dolor. De todos modos debes consultarlo con tu ginecólogo, antes de que llegue ese día. La Epidural se aplica cuando el cuello del útero se ha dilatado unos 2-3 centímetros. Si el parto está muy adelantado, no suelen ponerla, ya que el efecto de la epidural aparece sobre 15 o 20 minutos después.  Para solicitarla hay que firmar antes un consentimiento informado.

¿Cómo organizar el momento del parto?

En el momento del nacimiento, es la embarazada la que lo vive físicamente, pero para ambos miembros de la pareja es una experiencia muy fuerte emocionalmente. El miedo al parto y la emoción por el mismo también es de tu pareja o de la persona a la que le tienes confianza para que te acompañe durante el proceso.

Por otra parte, el papel de la pareja/padre es fundamental desde el principio del parto. Por supuesto no todas las embarazas necesitan lo mismo, hay mujeres que prefieren tener a su lado a su madre o su hermana…etc. No solo por el apoyo que le brinda a la embarazada, sino porque empieza a establecer un vínculo afectivo con el bebé dentro del vientre materno.

Desde que comienzan las primeras contracciones, la pareja es un apoyo muy importante como hemos dicho anteriormente. Su objetivo debe ser acompañar a la madre, aliviar los dolores de espalda con masajes y ofrecerle lo que pueda necesitar en cada momento. También es importante que se ocupe de la organización, el bolso del hospital, la documentación necesaria y completar el papeleo requerido.

Ver y sentir nacer un hijo es una experiencia inolvidable que implica muchas emociones, la pareja debe unirse en estos momentos para sentir que aunque es la mujer la que lo vive físicamente, los dos deben tener una unión. Si disponéis de libertada de movimientos, la pareja puede participar activamente durante el parto, animando, sosteniéndola…etc.

Uno de los momentos más felices e impactantes para la pareja es cuando el padre/pareja corta el cordón umbilical, otra forma más de implicarse en el parto.

Una vez  el bebé este fuera, es muy importante el contacto físico con los padres. La primera vez que lo cogen es importante que el bebé este piel con piel, al igual con la madre que con el padre. Esto ayuda a potenciar el apego seguro, trasmite calor, protección y afecto al recién nacido.

Para finalizar, el nacimiento de un bebe es algo natural y maravilloso que debes poder compartir con tus seres queridos y en este caso con tu pareja. No te guardes ninguna duda, estas rodeada de un equipo de médicos, enfermeras, matronas que están a tu disposición para ayudarte y aconsejarte en todo lo que necesites. Intenta ir tranquila y segura, memoriza pensamientos positivos y de ánimo para cuando llegue el gran día.

Ver y sentir nacer a un hijo es una vivencia que no se olvidará jamás, la máxima expresión de amor, la de haber dado vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s